domingo, 4 de julio de 2010

Crítica y comentario

Es curioso que siempre pretenda comenzar aceptando, a su vez, lo imposible del comenzar desde el comienzo. Soy como un comentario más en el desplazamiento de un origen, claro está, inasible de antemano. En efecto, no soy crítica, sino que pretendo ser, por el contrario, un verdadero comienzo (comienzo que es posible sólo en la medida en que es imposible). Ser comentarista es comenzar cuando ya se ha comenzado, comentar es siempre un recomenzar; comentar es la diferencia, en el sentido de un diferir o un desplazamiento que vuelve inasible lo que se pretende erigir como identitario. Comentar y comenzar son tan íntimos que sólo una letra los separa.